Fallece el hombre que evitó la muerte tras ser enviado a manos de sicarios colombianos desde Galicia

Luis Jueguen Vilas logró escapar en un tiroteo en el que falleció su primo en un ajuste de cuentas en 1992 / Los sudamericanos atribuían al grupo gallego de Pablo Vioque un robo de cocaína / El letrado, delatado por Os Piturros, envió a las dos personas a Benavente para encontrarse con sus ejecutores
Compártelo

Luis Jueguen Vilas, un nombre que recuerda directamente a los inicios del gran tráfico de drogas en Galicia, falleció este lunes en Vilagarcía. Su historia no acreditada (nunca ha sido juzgado por delito alguno) le situó en un momento dado al borde de la muerte, en la época en la que los capos del otro lado del Atlántico cerraban sus primeros tratos en las Rías Baixas gallegas.

Tras ser delatado por Os Piturros, la organización criminal de Vilanova de Arousa que acaba de ser desmantelada hace escasas fechas por la Guardia Civil de Pontevedra, Pablo Vioque, el primer gran narcoletrado de Galicia y del resto de España, tenía que rendir cuenta con los colombianos. Se había perdido parte de un alijo de dos toneladas de cocaína. Se concertó una reunión en Benavente, a la que asistieron José Manuel Vilas Martínez y su primo, Luis Jueguen Vilas. Cuentan algunas las crónicas de la época (finales de 1992) que los sudamericanos, que entonces no hacían prisioneros, tirotearon a Vilas Martínez pensando que se trataba de Vioque. Otros dicen que fue un aviso para el abogado extremeño, fallecido en 2008 tras una larga enfermedad. Luis Jueguen Vilas, entonces vicepresidente de una Cámara de Comercio de Vilagarcía que lideraba Vioque, fue el único superviviente. Tras superar cualquier deuda con la Justicia por la vía de la huida y la posterior prescripción, el arousano murió en las últimas horas en Carril a los 79 años de edad. Sus exequias fúnebres se celebran en la mañana de este miércoles.

Portada de Diario de Pontevedra de 1992 que hizo famoso al ahora fallecido / Diario de Pontevedra

Su caso sirve para recordar que pocas cosas han cambiado desde los años 90 y hasta la actualidad. Los tiroteos entre bandas de narcotraficantes siguen muy presentes (no hay más que ver lo sucedido este martes en Madrid con el asesinato del hermano de la ex vicealcaldesa), y muchas personas que en aquel momento traficaban con drogas a gran escala (Os Piturros, asociados a Vioque y presuntamente al fallecido Jueguen), siguen inmersos en el mismo negocio de la cocaína en 2024. 

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.