Descubren una multinacional de la cocaína que enlazaba Colombia y Dubái a través de España

Autoridades de Suecia y del país sudamericano colaboraron con la Policía Nacional en el operativo, en el que cayó el capo Bulent Aslanoglu / Doce personas fueron detenidas de varias nacionalidades para desactivar por completo la base logística de la Península Ibérica, asentada en la Costa del Sol y en Madrid
Compártelo

Agentes de la Policía Nacional han incautado cien kilogramos de cocaína en un contenedor aéreo procedente de Ecuador en el marco de la Operación Botnia, en la que han detenido a doce miembros de un grupo criminal, uno de los más activos en Europa y Sudamérica, formado por ciudadanos albaneses, colombianos, marroquíes y europeos. El grupo tenía contactos directos en los principales países de salida de la cocaína, como Colombia y Ecuador, y con fuertes inversores residentes en Dubái.

La operación se inició a principios del año 2023, cuando agentes de la Policía Nacional comenzaron a investigar a una organización criminal internacional, asentada en la Costa del Sol y formada por ciudadanos de Albania, Colombia, Marruecos y Suecia. Los miembros de este grupo tenían contactos directos en los principales núcleos actuales del narcotráfico internacional, como Colombia, Ecuador y Dubái.

Esta organización criminal se dedicaba a la exportación de grandes cantidades de cocaína desde Sudamérica hacia Europa, tanto por vía aérea como marítima. Tras varias investigaciones, los agentes consiguieron ubicar a los miembros del entramado delictivo en la Costa del Sol y Madrid. Además, detectaron multitud de reuniones entre ellos para preparar envíos de sustancia estupefaciente desde Sudamérica a España. Por otra parte, se detectó que realizaban viajes a otros países, entre ellos Dubái, donde se encontraban los principales inversores del grupo criminal y se impartían las directrices al resto de miembros para llevar a cabo el negocio ilícito.

Los investigadores consiguieron perfilar la estructura criminal investigada y descifrar cuál era el rol desempeñado por varios miembros, llegando a identificar plenamente a los investigados. Por un lado se encontraría la rama colombiana, encargada de obtener la sustancia estupefaciente en origen y dar salida a la droga hacia España tanto por vía marítima con contenedores, como por vía aérea a través de vuelos comerciales. Por otro lado se encontrarían los ciudadanos marroquíes, responsables de la logística e infraestructura en España.

Entre ambas ramas del grupo criminal, los agentes lograron identificar a Bulent Aslanoglu, un ciudadano de origen alemán, considerado en Suecia uno de los más importantes narcotraficantes internacionales, con contactos en Marruecos catalogado como uno de los objetivos de alto valor y de mayor importancia de Europol, que disponía de los contactos necesarios en los países de origen para adquirir grandes cantidades de cocaína de elevada pureza. En mitad de la investigación viajó personalmente a Colombia, con el fin de negociar de manera directa el transporte ilícito con los investigados colombianos. Precisamente allí fue detenido.

A finales de 2023, las pesquisas dieron un giro inesperado cuando los investigadores detectaron que un grupo de albaneses se habían unido a la organización para participar activamente en el negocio criminal. El responsable de este grupo residía en la Costa del Sol y estaba en contacto permanente y visitaba con asiduidad a sus jefes, en Albania y Dubái, para recibir instrucciones y darles novedades.

Durante los primeros meses de 2024, la organización criminal investigada comenzó a intensificar los encuentros y reuniones para preparar un envío de cocaína vía aérea desde Ecuador a Madrid. Los agentes detectaron cómo los encargados de la distribución de la sustancia estupefaciente se desplazaban en tres vehículos hasta una nave situada en un polígono industrial de Fuenlabrada (Madrid), accediendo todos al interior de la nave, momento en el que se procedió a la explotación de la operación deteniendo a cuatro hombres de nacionalidad albanesa que se encontraban en el interior de la nave industrial. De forma simultánea se detuvo al responsable de la rama albanesa y a su socio marroquí, mientras se encontraban reunidos en Marbella.

En esta primera fase, los agentes se incautaron de 100 kilos de cocaína de elevada pureza que se encontraban en el interior de la nave de Fuenlabrada, y que en días previos la organización criminal había introducido en España a través de un contenedor aéreo en un vuelo comercial procedente de Guayaquil, Ecuador. La droga se encontraba repartida en mochilas y, en el momento en que entraron los agentes, los miembros de la organización de origen albanés, estaban introduciendo los paquetes de cocaína en ‘caletas’, compartimentos ocultos situados en los tres vehículos intervenidos.

Tras este operativo, se dictaron ocho órdenes internacionales de detención con la finalidad de detener al resto de miembros del grupo criminal. El día 9 de mayo se detuvo en Colombia al famoso narcotraficante europeo que se encontraba allí coordinando la operación, y a otro de los representantes del entramado colombiano, que meses antes había viajado hasta Madrid para supervisar la operación. El principal responsable de esta organización fue detenido ese mismo día tras llegar a Madrid en un vuelo desde Colombia.

Bulent Aslanoglu, tras ser detenido / Policía

Entre las detenciones practicadas en España también destaca la del líder del entramado albanés, que se encontraba en prisión pendiente de su extradición a Albania en base a una reclamación internacional como responsable de un delito de homicidio doloso; y del hermano del jefe de la organización y su mano derecha para todas las actividades criminales, especialmente en labores de seguridad para los transportes de dinero en efectivo.

Detenciones del grupo albanés en Madrid / Policía

Esta operación supone un golpe sin precedentes a la estructura de una de las organizaciones criminales más poderosas a nivel internacional, con un total de doce detenidos y dos órdenes internacionales de detención en vigor, logrando además la intervención de más de 400.000 dólares en criptoactivos, y el desmantelamiento de toda la base logística que tenían establecida para la recepción y distribución de la cocaína desde España.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.