Cae una organización que introducía cocaína dentro de melones y zumos por Galicia y Portugal

Media tonelada llegó al puerto de Vigo en un contenedor procedente de Brasil perfectamente escondida dentro de lo que parecía fruta / Plastificada en su exterior y en su interior, resultaba muy difícil su detección a través del escáner / Un segundo alijo llegó a Sines con un ocultamiento similar / Tres personas fueron detenidas en el país luso
Compártelo

Una nueva operación conjunta de las autoridades policiales españolas y portuguesas sirvió para interceptar un doble cargamento de cocaína que suma algo más de 1.000 kilos (media tonelada en cada uno de los dos alijos) que llegó a los puertos de Vigo (Pontevedra) y Sines (Portugal) en sendos contenedores procedentes de Brasil. La droga fue localizada a lo largo de la semana pasada.

La operación, coordinada en España por el Cuerpo Nacional de Policía a través de la Sección Greco Galicia con base en Pontevedra y la Udyco de Vigo de forma conjunta con el Servicio de Vigilancia Aduanera de la ciudad del Sur de Galicia, tuvo como elemento fundamental la colaboración internacional y, en este caso concreto, la de la Polícia Judiciária de Portugal, país de destino de los envíos interceptados.

Detalle del escáner que distingue los melones auténticos y los contaminados / Vigilancia Aduanera

Destacó especialmente en ambos casos el método de ocultamiento. En relación con la cocaína que llegó al principal puerto pontevedrés, los narcotraficantes ingeniaron un sistema en el que la droga se encontraba en el interior de lo que parecían melones, perfectamente plastificados en su exterior y que, al abrirlos, tenían otra capa de film para proteger la droga. El posterior pesaje señaló un alijo de 490 kilos de cocaína que llegaron a Galicia en más de 20 palés contaminados.

Melones contaminados / Policía Nacional

En cuanto al alijo, que pesó 535 kilos, que llegó a Portugal, la organización desmantelada introdujo la sustancia dentro de envases de zumo de frutas, lo que obligó a los agentes a destruirlos todos para localizar la droga. Los dos sistemas empleados son muy útiles para eludir los escáneres de las autoridades portuarias, al esconder la cocaína dentro de sustancia orgánica y enviarla en formas que nada tienen que ver con el paquete tradicional.

El alijo / Policía Nacional

El operativo se cerró con la detención de tres individuos como presuntos receptores de la carga clandestina, de los cuales solo uno de ellos ingresó en prisión provisional por orden de la autoridad judicial.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.