Varios detenidos en A Coruña y Pontevedra en relación con el narcosubmarino de la ría de Arousa

La Policía Nacional y Vigilancia Aduanera identifican a algunas de las personas que salieron al mar en busca de la droga del ‘Poseidón’ / Fueron intervenidos dos moldes para la fabricación de narcolanchas / Se les atribuyen las embarcaciones localizadas en el entorno de Ribeira pocos días antes del hallazgo del semisumergible
Compártelo

Un amplio despliegue operativo coordinado por la Udyco Central del Cuerpo Nacional de Policía sirvió para detener a los presuntos responsables de la introducción en las Rías Baixas de una indeterminada cantidad de cocaína en el interior del mayor narcosubmarino transoceánico jamás intervenido, el Poseidón, localizado en aguas de la ría de Arousa hace ahora poco más de un año. Durante ese tiempo, la sección Greco Galicia de la citada Udyco siguió los pasos de las personas que habían utilizado las embarcaciones que aparecieron en distintos puntos, entre otros, en Ribeira, poco antes del hallazgo del semisumergible. El resultado, la caída de varias de esas personas que, presuntamente, fueron contratadas para el transporte, de las que al menos tres tienen un elemento común: su relación con José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco. La Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera (DAVA) participó de forma conjunta con la Policía a lo largo de toda la investigación.

De hecho, dos de los individuos de la máxima confianza de Miñanco consiguieron eludir la acción policial, y serían dos de los principales investigados en este asunto. Con antecedentes, uno de ellos ya se escapó durante la operación Mito, el último gran golpe al capo de Cambados, mientras que el segundo, Francisco Javier P.R., está procesado y pendiente de juicio en la misma causa de la Audiencia Nacional. Fueron identificados, además, los ciudadanos colombianos que estaban en Galicia para supervisar la recepción de la droga. Sin embargo, uno de ellos está en Sudamérica y el segundo falleció recientemente en Madrid.

Registro de este martes / Narcodiario

La redada de este martes se desarrolló en media docena de partidos judiciales, con intervenciones en Ribeira, Noia, Caldas, A Estrada, Cambados y Vilanova de Arousa, entre otros emplazamientos. Agentes procedentes de distintas comisarías se desplegaron en los domicilios de los investigados, llegando desde primera hora de la mañana para sorprender a cada uno de los objetivos que se hallaban en la agenda de la operación policial. Así, se desplegaron especialistas de la UIP (antidisturbios) para asegurar cada uno de los movimientos de los antidroga de la Comisaría de Pontevedra, desde cuyas dependencias se gestó el grueso de la investigación. Guías caninos procedentes de A Coruña completaron el operativo.

Además de los domicilios, fueron objeto de registro parcelas, galpones y garajes, en los que se localizaron varias embarcaciones, motores y dispositivos electrónicos de gran interés para la Udyco Central, que pretendía con el operativo vincular a los investigados con las narcolanchas que salieron en busca de la cocaína del semisumergible.

Traslado de uno de los moldes / Narcodiario

Hallazgo especialmente destacado fueron dos moldes para la fabricación de narcolanchas localizados en la comarca de O Salnés. Uno de ellos, cortado por la zona de popa, habría servido para construir embarcaciones capaces de montar cinco motores fueraborda, pues tenía una manga muy superior al habitual. El segundo sería el clásico, de unos doce metros de eslora por tres de manga que, además, apareció acompañado de un tanque de combustible con capacidad para unos 3.000 litros.

A partir del material incautado y del interrogatorio a los detenidos, la Policía Nacional y la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera (DAVA), que participó de forma conjunta con la Policía a lo largo de toda la investigación, buscarán atar todos los cabos para vincular a los sospechosos con el Poseidón, así como para la localización de dos de los sospechosos, ambos relacionados policialmente con Sito Miñanco, que por el momento no han podido ser detenidos.

Uno de los registros / Narcodiario

Personal especializado con grúas de gran tonelaje retiraban de la parcela de Vilanova de Arousa los dos moldes con los que, supuestamente, se fabricaban embarcaciones de alta velocidad que posteriormente se utilizaban en Galicia para la recogida de grandes cantidades de cocaína. A falta de una confirmación por parte de la investigación, se sospecha que fue desde allí desde donde partieron las narcolanchas que acabaron apareciendo en las playas de Espiñeiredo y O Vilar, ambas en el término municipal de Ribeira, días antes de la aparición del narcosubmarino en Vilaxoán.

Entrada a la parcela donde se hallaron los moldes / Narcodiario

Para entender lo ocurrido ayer en distintas localidades de O Salnés y A Barbanza, además de en A Estrada, debemos retroceder un año en el tiempo, hasta mediados de febrero de 2023. Fue entonces cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Vigilancia Aduanera
establecían un amplio dispositivo que incluyó un avión y que contó con el apoyo de Portugal. Estaban seguros de que un narcosubmarino estaba asomándose a las rías gallegas con la intención de alijar, algo que finalmente consiguió hacer lejos del alcance policial unos días después. En aquellas fechas aparecieron varias narcolanchas, hasta cuatro, las dos citadas en Ribeira y otra más al Norte, y dos personas fueron auxiliadas por Salvamento Marítimo en una situación al menos sospechosa. Estaban intentando aproximarse al semisumergible, que transportaba una carga descomunal, lo que despertó el interés de grandes organizaciones de lancheros. Finalmente, ya en marzo, apareció el ‘Poseidón’ en plena ría de Arousa, frente al muelle de Vilaxoán, desde donde fue izado y remolcado hasta A Illa de Arousa para su posterior traslado a un lugar secreto.  De las posteriores pesquisas partió el despliegue policial de ayer.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.