Karim Bouyakhrichan, líder de la Mocro Mafia, se fuga tras pagar una vergonzosa fianza

La Audiencia de Málaga le puso en libertad provisional y cuando le reclamó la Audiencia Nacional para tratar su extradición a Holanda ya no se presentó / Se le considera uno de los grandes líderes del crimen organizado a nivel europeo / La Policía Nacional le había detenido a finales de enero en una espectacular operación
Compártelo

La desconexión entre diferentes órganos judiciales españoles, o bien el desconocimiento absoluto de lo que tenían entre manos, ha llevado a la fuga de Karim Bouyakhrichan, líder de la Mocro Mafia, que había sido detenido a finales de enero por el Cuerpo Nacional de Policía en una operación de gran repercusión a nivel internacional. El presunto jefe de la organización criminal liderada por ciudadanos de origen marroquí y pasaporte holandés pagó 50.000 euros de fianza para salir en libertad provisional, medida aprobada por la Audiencia Provincial de Málaga. Precisamente sobre ese tribunal se levantan las incógnitas, pues fue esa decisión la que permitió la fuga de alguien que está considerado uno de los delincuentes más peligrosos del continente.

El asunto es que Holanda, cuya familia real se encuentra amenazada de muerte por la red criminal dirigida por el investigado, solicitó la entrega de Karim, alias Taxi, algo que no se produjo ante la negativa del juzgado malagueño, que decidió que antes debía ser juzgado por blanqueo, los hechos que se le atribuyen en España. Sin embargo, no adoptó las medidas precisas para que ello sucediese, sino al contrario.

En paralelo, la Audiencia Nacional recibía nuevos requerimientos para la extradición por parte de Holanda. Fue en ese momento cuando el juez Ismael Moreno le citó en Madrid, pero su no comparecencia confirmó lo que se esperaba: no pensaba volver. La retirada de su pasaporte, una medida que no tiene ningún valor ante grandes capos del crimen organizado, de nada servirá para que se mueva hacia donde lo considere oportuno.

Karim había sido detenido en el entorno de la ciudad de Marbella, en plena Costa del Sol española, zona habitual de refugio de los grandes capos de la droga de toda Europa y en la que la Mocro Mafia lleva años asentada utilizando un perfil bajo, dejando los grandes focos para sus rivales del Cártel de Los Balcanes, con la idea de blanquear los ingentes beneficios que le aporta el dominio de los puertos del Norte, en especial Róterdam y Amberes, para la introducción de la droga.

Los agentes de la Policía Nacional que desarrollaron el operativo detuvieron en total a seis personas, tanto en la provincia de Málaga, donde cayó Karim, como en Melilla, por los presuntos delitos de blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. La Policía señala a Bouyakhrichan como “un peligroso delincuente considerado como el prófugo más buscado por las autoridades de los Países Bajos”. Durante el trascurso de la investigación, la organización criminal habría sido capaz de realizar operaciones de blanqueo de capitales por valor de seis millones de euros. Además han sido intervenidos 75.000 euros, joyas por valor de 10.000, dos armas de fuego y se han bloqueado 172 propiedades por valor de 50 millones y cerca de tres millones de euros en cuentas bancarias.

El Clan Bouyakhrichan es, según las autoridades, la cabeza visible más relevante de la organización de origen marroquí y con base principal en Países Bajos tras la detención de Taghi, con cuya facción permaneció enfrentada hasta la muerte de Samir, hermano del ahora detenido, que fue asesinado en España en 2014, en Benahavis, también en la Costa del Sol. Sicarios le tirotearon por la espalda cuando se hallaba en un local de moda de la zona.

La Mocro Mafia es, según algunos investigadores, la organización criminal más poderosa de Europa. Sin embargo, los indicios apuntan a que sus tácticas especialmente violentas han operado en su contra, y tras el asesinato del periodista holandés Peter R. de Vries y las amenazas al ministro de Justicia y a la Casa Real de Holanda, parece que han decidido adoptar un perfil bajo, en vista de que el Balkan Cartel está subiendo enteros en el submundo delincuencial. Los expertos siguen pensando que Ridouan Taghi, recientemente condenado a cadena perpetua y recluido en una prisión de máxima seguridad, sigue liderando a la red criminal desde detrás de las rejas.

La investigación se inició en junio de 2018 tras tener conocimiento del asentamiento en España de una organización criminal dedicada, presuntamente, al tráfico internacional de sustancias estupefacientes a gran escala, concretamente a la introducción en el país de grandes cantidades de cocaína así como al blanqueo de capitales. Para ello utilizaban una sólida infraestructura personal, marítima y mercantil con presencia principalmente en Málaga, Barcelona, Melilla o Marbella así como en el extranjero.

El principal investigado, y posteriormente detenido, se trata de uno de los líderes de la denominada Mocro Mafia, considerado por los Países Bajos como su delincuente más buscado y peligroso. Además es un histórico narcotraficante de la Costa del Sol, implicado en numerosas investigaciones policiales y durante años ejerció de punto de conexión en España con diversas organizaciones criminales internacionales involucradas en el tráfico internacional de cocaína, lo que le permitió acumular gran cantidad de ingresos.

Durante la investigación se ha podido constatar la existencia de una compleja sociedad radicada en Marruecos, República Dominicana, Países Bajos, Emiratos Árabes y España. La organización criminal utilizaba mercantiles interpuestas, así como la metodología del “Hawala” y el uso de testaferros para blanquear importantes cantidades de dinero con las que posteriormente adquirían bienes muebles e inmuebles. Durante el periodo de la investigación la organización criminal habría realizado operaciones de blanqueo de capitales por un importe de 6 millones de euros, si bien podría ser más dinero al estar vinculados con personas que habrían participado en la introducción de grandes cantidades de droga.

La utilización de medios técnicos, el uso de alta tecnología para las comunicaciones con teléfonos encriptados, las habilidades financieras en el manejo de fondos y la constitución de estructuras societarias complejas hacen que se hable de una organización altamente preparada en comparación con otras de delitos similares. Además, los investigadores han corroborado la existencia de una pluralidad delictiva, así como contactos con los cárteles latinoamericanos y otras organizaciones criminales europeas observándose también extorsiones y secuestro de personas.

El operativo finalmente se ha saldado con la detención de seis personas y la realización de catorce entradas y registros en la provincia de Málaga (3) y en Melilla (11). También han sido intervenidos 75.000 euros en efectivo, joyas por un valor aproximado de 10.000 euros, dos armas de fuego y se han bloqueado 172 propiedades inmobiliarias por un valor aproximado de 50 millones de euros, así como cerca de tres millones de euros en los saldos de las 148 cuentas bancarias.

Se da la circunstancia de que una televisión holandesa acudió a realizar un reportaje sobre el investigado en el mes de marzo y, en aquel momento, se encontraba de nuevo en su casa de Marbella tras haber sido puesto en libertad, según informa el conocido experto en crimen organizado @niporwifi. Señala el mismo especialista que el periodista que viajó a la Costa del Sol está amenazado por la misma organización, por lo que vive con escolta. Un mes más tarde, Karim ya ha puesto tierra de por medio.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.