EXCLUSIVA: Vergonzosa sentencia de dos años de cárcel para policías que extraían cocaína del Puerto de Algeciras

Las dilaciones indebidas sirven al tribunal para justificar unas penas que sirven de efecto llamada hacia el Campo de Gibraltar para las mafias criminales de todo el mundo / El colapso en la Justicia española beneficia directamente a los delincuentes y especialmente a los que disponen de un mayor poder económico
Compártelo

La Justicia española tiene un problema muy serio. El atasco de los órganos encargados de enjuiciar los procedimientos está permitiendo una y otra vez que delincuentes autores (y confesos, como en este caso) de delitos muy graves, se vayan de rositas, causando un efecto llamada bestial para las grandes mafias del crimen organizado de todo el mundo, que acaban asentándose en España. El último ejemplo de ello es la sentencia que acaba de dictar la Audiencia Provincial de Cádiz, que condena a dos años de cárcel a los responsables de una organización liderada por un veterano policía portuario en activo que extraía cocaína del Puerto de Algeciras con toda la desfachatez del mundo, empleando su vehículo oficial para transportar la sustancia estupefaciente. La circunstancia atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas (retraso en la tramitación de la causa por motivos ajenos a los acusados) tiene buena parte de culpa de la gran reducción en las penas.

La cocaína incautada al agente portuario / Narcodiario

Los hechos que concluyeron con la pírrica condena de dos años de cárcel para Francisco José Fernández Román, alias Paco (el policía portuario), su hija Macarena F.G., los estibadores portuarios Francisco Manuel e Iván L.L., además de Luis Manuel M.A., Ismail K. y Miguel Ángel D.G., parten de una laboriosa investigación policial desarrollada de forma conjunta por la Sección de Cocaína de la Udyco Central y la Udyco de Algeciras, que, con el apoyo de la Administración Para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) tuvieron conocimiento de la presencia de una organización criminal con capacidad para recoger alijos de cocaína que llegaban desde Sudamérica por el método del gancho ciego, esto es, aprovechándose de empresas exportadoras e importadoras que en principio nada saben del negocio, empleando su infiltración en el recinto portuario, en este caso con al menos dos agentes y dos estibadores en el asunto, para extraer la mercancía ilícita sin infundir sospechas.

La droga y el coche policial / Narcodiario

La sentencia deja claros hechos con los que mostraron su conformidad todos los citados: el 10 de noviembre de 2016, los dos estibadores entregaron cuatro mochilas de la marca Nike que habían extraído de un contenedor al policía alias Paco, que previamente se había asegurado con la colaboración de su hija que era un día propicio para llevarse la mercancía. Debía entregársela a Luis Manuel, y para la vigilancia disponía del ciudadano marroquí Ismail. Sin embargo, la Policía Nacional detuvo in fraganti al policía portuario cuando, usando su coche oficial, llevaba la cocaína en dirección al exterior del puerto, y arrestó al resto de investigados en cascada.

Las mochilas en el coche oficial / Narcodiario

Sin embargo, lo que resultó ser un excelente servicio de las fuerzas de seguridad, con la dificultad que entraña investigar en un entorno como el portuario, se cierra ahora con unas penas para nada ejemplarizantes para los acusados por aquellos hechos, añadiendo un nuevo elemento a la problemática existente en relación con el tráfico de drogas en el Campo de Gibraltar y en el resto de España.

Compártelo

Un comentario

  1. Los nombres de los que matan o acen otras cosas no lo poneis verda y de los que publicáis esto tampoco vergüenza os tiene que dar de poner los nombres públicos para dar información poner el nombre de vuestra puta madre desgraciaos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.