El empleado de un crucero cargaba cocaína en el Caribe colombiano y la lanzaba al mar para su recogida en narcolancha en Inglaterra

Los seis miembros de la organización fueron condenados a una suma próxima a los 100 años de cárcel / Las cámaras del barco captaron al narco arrastrando los fardos / Otra rama de la organización usaba barcazas para colar droga desde Róterdam
Compártelo

Un trabajador corrupto de un crucero transportó más de dos millones de euros en cocaína que recibió en Colombia en el barco de cuya tripulación formaba parte y luego se la arrojó por la borda a sus cómplices en aguas próximas al Sur de Inglaterra.

El serbio Milos Bigovic, de 22 años, escondió 28 kilos de cocaína a bordo del Marella Discovery 2, pero fue descubierto cuando intentaba descargársela a dos miembros de un grupo del crimen organizado británico que esperaban en un RHIB, una embarcación semirrígida similar a las que se emplean en España para el tráfico de drogas. Bigovic trabajó en el transatlántico como empleado de bar, pero cuando comenzó el cierre por la covid en marzo de 2020, la compañía canceló el viaje por el Caribe, los pasajeros desembarcaron en Jamaica y el crucero regresó a Europa con su tripulación.

Bigovic es uno de los seis hombres que fueron condenados tras una investigación de la Agencia Nacional contra el Crimen (NCA) sobre dos conspiraciones internacionales para contrabandear cocaína con un valor total en la calle de casi 9,5 millones de libras esterlinas al Reino Unido. Junto a él cayeron las personas que le esperaban en aguas británicas, además de otras que fueron relacionadas a través de la desencriptación de EncroChat.

En las primeras horas del 25 de abril de 2020, cuando el crucero estaba atracado frente a la Isla de Wight, Bigovic arrastró una bolsa que contenía las drogas desde su camarote hasta una cubierta de babor, le ató una cuerda y bajó la bolsa. Las drogas, que fueron introducidas de contrabando en el crucero en Cartagena de Indias, Colombia, un mes antes, eran tan pesadas que la cuerda quemó la piel de la mano de Bigovic.

Esperando abajo estaban Benn Bath, de 36 años, y Joshua Paige, de 31. Bath, de Staplehurst, Kent, y Paige, de High Halstow, Kent, eran marineros experimentados que trabajaban en la industria marítima. En los días anteriores, habían navegado en el barco de Bath, el Chatham Albatross, desde el río Medway en Kent hasta la isla de Wight. Habían comprado el RHIB por 5.000 libras esterlinas y lo remolcaron desde el Albatross para poder acercarse al Marella y aceptar las drogas al amparo de la oscuridad.

No se sabe con certeza si fue Bath o Paige quien tripuló el RHIB y lo condujo en solitario desde el Chatham Albatross, que estaba esperando cerca, hasta el crucero. Pero mientras se producía la transferencia de cocaína, los colegas de la Fuerza Fronteriza de la NCA estaban observando. Procedieron a arrestar a la pareja después de que el RHIB regresó al Albatros. Al darse cuenta de que estaban a punto de ser arrestados, el dúo dejó caer las drogas en el mar.

Bigovic (i) y el resto de condenados / NCA

Bigovic, de Pozarevac, a unas 50 millas al este de Belgrado, fue arrestado y admitió haber importado cocaína. Fue condenado a 11 años en 2021. Este jueves, en Winchester Crown Court, Bath y Paige fueron condenados por el mismo cargo junto con Christopher Mealey, de 47 años, de Upper Park Street, Liverpool, y Paul Farrel, de 44 años, de Alexandra Street, Bolton y Clinton Avenue, Manchester.

Originalmente se suponía que los 28 kilos de cocaína serían contrabandeados a algún lugar de Europa. Pero cuando el Marella Discovery cambió de rumbo debido al bloqueo, el OCG (Grupo de Crimen Organizado, por sus siglas en inglés) que estaba detrás de las drogas tuvo que cambiar sus planes. Delincuentes desconocidos se pusieron en contacto con Mealey y Farrell, que dirigían su propio OCG desde el noroeste de Inglaterra, para ver si podían conseguirles la cocaína y se pusieron en contacto con Bigovic.

Mealey y Farrell contrataron a Bath, que está casada con la sobrina de Mealey, y a Paige, para recoger las drogas de Bigovic. Aunque Bigovic, Bath y Paige fueron arrestados inmediatamente después de la transferencia de drogas, no fue hasta junio cuando Mealey y Farrell fueron arrestados después de un gran avance en la Operación Venetic, la respuesta del Reino Unido liderada por la NCA al desmantelamiento de la plataforma de comunicaciones cifradas EncroChat. Mealey, Farrell y Bath utilizaron dispositivos EncroChat.

El 12 de junio de 2020, los administradores de EncroChat alertaron a todos los usuarios que creían que la plataforma había sido comprometida y que los usuarios debían apagar sus dispositivos y desecharlos. A la mañana siguiente, Mealey fue arrestado en Folkestone, Kent, cuando intentaba huir del país a través del Túnel del Canal. Había comprado documentación para acreditar que tenía empleo en España. Llevaba 19.000 libras esterlinas en efectivo. Farrell fue arrestado dos días después.

La evidencia proporcionada en la Operación Venetic reveló la planificación y las comunicaciones detrás de la conspiración para recuperar las drogas del crucero, pero también reveló otra conspiración. Así, Mealey, Farrell y Bath también fueron condenados por un jurado por conspirar para importar 90 kilos de cocaína con Liam West, de 31 años, de Apton Hall Road, Rochford, Essex, a finales de marzo de 2020. Paige fue absuelta de este cargo.

En esta ocasión, con el pretexto de realizar un trabajo legítimo entregando y recogiendo barcazas en Róterdam, West capitaneó un remolcador (el Battler) que tiraba de una barcaza al Reino Unido desde los Países Bajos. Escondidos en la barcaza había 90 kilos de cocaína.

Farrell y Mealey fueron los organizadores; los demás se encargaron de supervisar y coordinar la importación; recolectar y entregar dinero y prestar asistencia general. Farrell también fue condenado por no cumplir con una orden de prevención de delitos graves (SCPO). Se le impuso la SCPO en 2014 tras ser declarado culpable de contrabando de cannabis y se le prohibió utilizar un segundo dispositivo móvil y no se le permitió utilizar un dispositivo cifrado.

Hoy, los miembros de la OCG fueron sentenciados. Farrell a 23 años; Mealey a 22 años; Bath, hasta los 18 años; Paige a ocho años; y West a 14 años.

El narco, arrastrando la cocaína / NCA

El gerente de operaciones de la NCA, Jules Harriman, dijo: “La evidencia de Venetic en este caso cambió las reglas del juego y mostró el alcance de los delitos de estos hombres. Este OCG claramente tenía conexiones internacionales y fue capaz de orquestar crímenes con cómplices en el extranjero que dañaron al Reino Unido. La NCA tiene el alcance y la capacidad para hacer frente a grupos criminales tan dañinos que tienen hilos en el extranjero y trabajamos con socios clave, como la Fuerza Fronteriza, para proteger al público de la amenaza de las drogas de Clase A”.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.