Cae la gran red de asaltos a viviendas de futbolistas que desvalijó las casas de Rodrygo y de Falcao

La investigación partió del robo en el domicilio del futbolista del Real Madrid durante la final de Copa de 2023 / Los detenidos rastreaban las redes sociales de las víctimas para elegir el momento propicio para actuar
Compártelo

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal dedicado presuntamente a cometer robos con fuerza en viviendas de urbanizaciones de lujo, fundamentalmente en domicilios de futbolistas. Sus seis integrantes han sido detenidos y se les atribuyen ocho robos en viviendas cometidos desde el mes de julio de 2022 en las localidades madrileñas de Alcobendas, Pozuelo de Alarcón, Torrelodones y Madrid. Para la elección de sus objetivos utilizaban las redes sociales, estudiando fotografías y vídeos que familiares y personas del entorno de los deportistas publicaban del interior de los domicilios. Tras pasar a disposición de la autoridad judicial, tres de los arrestados ingresaron en prisión. Entre sus víctimas destacan el jugador del Real Madrid Rodrygo Goes y el del Rayo Vallecano Radamel Falcao.

La investigación se centró en torno a un robo cometido el pasado mes de mayo de 2023 en una vivienda de Alcobendas donde consiguieron sustraer efectos por un valor aproximado de 500.000 euros, entre los que destacaban relojes de alta gama y piezas de joyería. En este caso, los agentes consiguieron situar a tres varones en el escenario de los hechos, quienes lograron acceder a la vivienda tras saltar una valla, huyendo posteriormente en un vehículo. Se trataba de la vivienda del futbolista del Real Madrid y el asalto se produjo mientras se disputaba la final de la Copa del Rey.

Las pesquisas policiales relacionaron este robo con un intento fallido en esa misma vivienda, perpetrado diez meses antes, en esta ocasión por dos individuos que huyeron al ser sorprendidos por un trabajador. Relacionando ambos hechos, los investigadores consiguieron identificar uno de los dos vehículos, centrándose la investigación en su propietaria, en su pareja sentimental y en otro varón.

El análisis de los movimientos de estas tres personas consiguió vincular los hechos de Alcobendas con otro robo, en este caso con violencia o intimidación, cometido en una vivienda del distrito madrileño de Aravaca, en el que los autores llegaron incluso a retener a una empleada del hogar mientras conseguían su botín. En este caso, para llegar y huir del domicilio utilizaron un turismo sustraído y una motocicleta con una placa de matrícula modificada.

El avance de la investigación consiguió identificar a los colaboradores que facilitaban a los dos presuntos autores materiales información de posibles objetivos. Todos ellos eran personas de alto poder adquisitivo que residían en viviendas unifamiliares ubicadas en urbanizaciones exclusivas de la Comunidad de Madrid. Gracias a esta información se reforzó la presencia policial en los puntos sensibles y se frustraron nuevos robos en localidades como Pozuelo de Alarcón y Torrelodones.

Asimismo, los agentes rastrearon algunos de los efectos sustraídos e identificaron a un varón que regentaba un establecimiento dedicado a la compraventa de metales preciosos de Madrid como receptador de los mismos, colaborando de esta manera como último eslabón del grupo criminal.

Conforme avanzaban las averiguaciones, los investigados comenzaron a adoptar más medidas de seguridad, utilizando multitud de líneas telefónicas y de vehículos para dificultar la labor policial. Por este motivo, el pasado 13 de febrero se elaboró un dispositivo para su detención, con cuatro entradas y registros en los municipios de Escalona (Toledo), Sotillo de la Adrada (Ávila), Lozoya (Madrid) y en la propia capital madrileña.

En este operativo fueron detenidos los seis integrantes del grupo criminal –cinco hombres y una mujer– y se intervinieron diez relojes, diversas piezas de joyería, más de 3.300 euros en efectivo y dos pistolas de aire comprimido, entre otros efectos.

Los arrestados pasaron a disposición de la autoridad judicial como presuntos autores de ocho delitos de robo con fuerza, un robo con violencia o intimidación, falsedad documental, receptación y blanqueo de capitales, así como por pertenencia a grupo criminal. Tres de los arrestados, los dos presuntos autores materiales y uno de sus colaboradores, han ingresado en prisión provisional.

Para la elección de sus objetivos, este grupo criminal utilizaba el contenido audiovisual que los propios deportistas, sus familiares o personas de su entorno publicaban en redes sociales, mostrando algunos de los efectos de gran valor que poseían en sus domicilios, así como su distribución espacial y ubicación del mismo e, incluso, informando de cuándo se encontraban ausentes de sus viviendas.

Esta información era, posteriormente, contrastada y completada sobre el terreno por integrantes del grupo criminal, quienes realizaban visitas a las viviendas interesadas para realizar comprobaciones sobre los sistemas de seguridad instalados y la viabilidad de acceso a las mismas, demostrando un alto grado de profesionalidad.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.