El Águila IV de Vigilancia Aduanera de Algeciras persiguió a la narcolancha tras el crimen de Barbate

Los tripulantes de la embarcación acosaron y hostigaron a los sospechosos y dificultaron su fuga haciendo frente al temporal / Les obligaron a gastar mucha gasolina, lo que facilitó su detención
Compártelo

En la tarde/noche del viernes, cuando los narcotraficantes mataban a dos agentes de la Guardia Civil y herían de gravedad a un tercero en el muelle de Barbate (Cádiz), el fuerte temporal supuso un impedimento para que otras embarcaciones del Instituto Armado pudiesen acudir. Las fuentes oficiales detallaron que el único barco disponible era la pequeña zodiac que fue embestida por los ahora encarcelados, por lo que decidieron enviarlos allí “para disuadir”. El resultado es conocido.

Sin embargo, conscientes de la dramática situación que acababa de suceder y desafiando a las condiciones que allí se daban, los miembros de la tripulación del Águila IV con base en el puerto de Algeciras decidieron avanzar hasta el entorno de Barbate, donde pudieron avistar a los miembros de la tripulación que acababa de cometer el crimen. Su actuación sirvió para que consumiesen gran cantidad de combustible. Ello facilitó su posterior arresto, y sirvió que se tuviesen que mantener vigilantes, acosados, y que finalmente fuesen identificados y detenidos uno tras otro por la Guardia Civil.

El Águila IV es una embarcación de tamaño medio, algo más grande que las de los delincuentes, capaz de perseguir y hacer frente a las narcolanchas, como se ha demostrado en constantes ocasiones a lo largo de los años en el área del Estrecho. Sin embargo, serían precisas más de esas embarcaciones para poder hacer frente a lo que sucede en esa zona de España y también en otros puntos. La lancha es de fabricación gallega, lo mismo que buena parte de las embarcaciones ilícitas que manejan los narcos en todo el país, que construyen en su mayoría gallegos en alianza con portugueses en el país vecino.

La patrullera Águila IV / Eduardo N.S.
Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.