Cae la gran red criminal que se abastecía de la delincuencia de las calles de Barcelona

Nueve personas fueron detenidas en el marco de una organización que recibía el botín de los ladrones que operan en la capital de Catalunya y sus alrededores / Joyas, dinero en efectivo y otros objetos valiosos acababan en el mercado negro español y especialmente en el Norte de África / Un clan familiar de origen marroquí, detrás del entramado
Compártelo

Agentes de la Unidad de Investigación de Horta Guinardó, la División de Investigación Criminal de Barcelona y el Grupo de Policía Judicial de Policía Nacional de Sant Adrià de Besòs han detenido a nueve personas, de entre 43 y 57 años, a las que se les acusa de delitos de receptación y de pertenencia a grupo criminal, dedicado a revender material sustraído en la ciudad de Barcelona, ​​proveniente tanto de la delincuencia común, como de aquella más especializada.

La investigación se inició a raíz de una acción policial enmarcada dentro del Plan Tremall contra la multirreincidencia en la ciudad de Barcelona, ​​plan en el que también participa la Policía Nacional, al localizar una furgoneta con material sustraído. A partir de este hecho, gracias a la coordinación a través del CITCO permitió establecer un equipo conjunto de trabajo.

Durante la investigación se ha constatado que el grupo criminal habría adquirido material sustraído con un valor estimado de más de 4 millones de euros. Este material lo compraban por un valor muy inferior a los propios autores del robo, que ya tenían esta organización como referente en la recompra de material sustraído. Posteriormente, revendían los objetos sustraídos subiendo el precio y obteniendo un gran margen de beneficio.

Dinero incautado / Mossos

El 6 de febrero se llevó a cabo el operativo de explotación del caso, con ocho entradas en los domicilios de los investigados y en unos almacenes en las localidades de Barcelona, ​​Montcada i Reixac y Sabadell, donde participaron 150 efectivos policiales. Se intervinieron 7.000 euros en efectivo, una máquina contadora de dinero y un kit de comprobación de oro (bascula, líquido y lupa).

También se recuperaron ordenadores portátiles, un centenar de teléfonos móviles, aparatos electrónicos y domésticos en cajas por estrenar (drones, cámaras personales, cafeteras y freidoras de aire) joyas, más de 100 gafas de óptica y colonias de lujo, entra de otros objetos. Los detenidos pasaron a disposición judicial el pasado 9 de febrero. La investigación sigue abierta y no se descartan otras detenciones.

Vendedores de material sustraído en Barcelona

La investigación se inició en abril de 2023 cuando los investigadores de Horta Guinardó, en el marco de los dispositivos habituales en la ciudad contra la multirreincidencia, identificaron un vehículo cargado con una serie de objetos, susceptibles de provenir de robos, y de los que el conductor no pudo acreditar su procedencia.

Parte del botín / Mossos

A raíz de esta identificación, los investigadores lograron detectar varios pisos gestionados por las personas implicadas. Estos pisos eran el objetivo de la pequeña delincuencia para vender los objetos que previamente había sustraído.

Los puntos de receptación eran utilizados por delincuentes multirreincidentes que operan habitualmente en la ciudad de Barcelona cometiendo pequeños hurtos, robos en interiores de vehículo y robos violentos en vía pública. Además, los investigados daban salida a material mucho más valioso que grupos especializados en robos con gran capacidad sustraían de grandes almacenes. El destino del material sustraído era el envío de gran parte de material al norte de África, o bien su reventa en el mercado ilícito en España.

El grupo investigado se conformaba en torno a un clan familiar que tenía conexiones con personas asentadas en Marruecos, que se encargaban de colocar la mercancía robada que era enviada fuera de España.

El envío al exterior se realizaba haciendo uso de transportistas que mezclaban la mercancía lícita con la mercancía ilícita, sin que el transportista tuviera conocimiento del origen de la mercancía transportada. Uno de los detenidos está relacionado con la logística de estos transportes. Actualmente, los investigadores realizan un estudio de todos los objetos, para localizar las denuncias de sustracción y devolverlos a sus legítimos propietarios.

Blanqueo de capitales

La investigación ha puesto al descubierto también el blanqueo de capitales que los investigados realizaban para gestionar las ganancias de su actividad delictiva. Entre las medidas que han solicitado los investigadores se encuentran el bloqueo de las cuentas corrientes de las investigadas, o la intervención de cinco vehículos, que utilizaba la organización para transportar el material, o bien que habían adquirido con dinero proveniente de la actividad ilícita.

Durante el dispositivo, los investigadores también han logrado documentación de la adquisición de un inmueble valorado en 150.000 euros realizado con dinero en efectivo, procedente de esta actividad delictiva.

Efectos recuperados / Mossos

Aparte de esta propiedad, los investigadores pudieron acreditar que las personas investigadas llevaban un estilo de vida bastante ostentoso. Durante las entradas se intervinieron también prendas de marcas de lujo y varios vehículos. Los investigados hacían constantes viajes a distintos puntos del norte de África, algunos de ellos por placer, y otros para transportar el material para ser revendido a Marruecos.

Los Mossos d’Esquadra recomiendan no adquirir ningún objeto del que se desconozca su procedencia, al no disponer de ninguna garantía comercial, ni oficial, derecho a reclamación o reembolso. Por otra parte, estas acciones incentivan el mercado ilícito, perpetuando la actividad delictiva asociada a robos y hurtos. Los poseedores de material de procedencia ilícita pueden incurrir en un delito de apropiación indebida, recogido en el artículo 254 del Código Penal.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.