Cadena perpetua para Ridouan Taghi, el jefe de la Mocro Mafia

El caso Marengo se cierra con 17 condenas, tres de ellas a prisión permanente / El testigo protegido resultó “clave” para acreditar los hechos / “Todos corrían el riesgo de acabar en una lista de muerte”, señala el tribunal
Compártelo

En la mañana de este martes, el Tribunal de Distrito de Ámsterdam impuso cadenas perpetuas en el caso penal Marengo a Ridouan Taghi, jefe de la Mocro Mafia, a Said R. y a Mario R. Otros trece acusados fueron condenados a penas de prisión que oscilan entre 1 año y 9 meses y 29 años y 2 meses, mientras que el testigo cuyo relato resultó clave fue condenado a 10 años de prisión. El tribunal considera probado que la organización criminal, de la que Taghi era líder, es responsable de cinco asesinatos, dos intentos de asesinato y varios preparativos de asesinato. Un asesinato ocurrido durante la investigación no puede atribuirse a la organización.

En la primera audiencia pro forma, el 23 de marzo de 2018, el Ministerio Público anunció que se había llegado a un acuerdo con el testigo clave Nabil B., que hizo 41 declaraciones seguras sobre asesinatos o intentos de asesinato, en algunos de los cuales él mismo estuvo involucrado. Estas declaraciones y mensajes PGP descifrados han identificado a un gran número de sospechosos de crímenes no resueltos anteriormente.

El tribunal dictamina que el acuerdo de testigo de la corona ha sido aplicado legalmente por el Ministerio Público y que no hay indicios de que se hayan hecho promesas prohibidas a cambio de las declaraciones. El tribunal considera que el testigo clave es un testigo fiable, especialmente cuando se trata de delitos en los que él mismo estuvo involucrado y de los que también fue acusado. Cumplió su parte del acuerdo. Por lo tanto, las declaraciones clave de los testigos pueden utilizarse como prueba. Los datos del PGP también pueden utilizarse como prueba.

Según el tribunal, Ridouan Taghi era el líder indiscutible de la organización criminal conocida periodísticamente como la Mocro Mafia, que se centraba en asesinatos, delitos con armas de fuego y hurto agravado. Bajo su liderazgo, cinco personas fueron asesinadas en un período de un año y medio. Además, la organización intentó asesinar a dos personas más, como mínimo. También se preparó un ataque a una tienda de espionaje, donde el riesgo de que allí hubiera personas no se consideró un obstáculo. Las instrucciones para ello fueron dadas por Ridouan Taghi, añade el juez. El tribunal no considera probado que Taghi fuera coautor del asesinato del 9 de mayo de 2016 en Ámsterdam.

Rivales criminales, personas que pueden haber incumplido una deuda o haber hablado con sus enemigos o la policía; todos corrían el riesgo de acabar en una lista de muerte. Es impactante la facilidad con la que Taghi decidió que alguien tenía que morir. Los mensajes que envió al respecto no dejan nada a la imaginación y dejan claro cuán despiadadamente trabajó la organización. El sufrimiento causado a los familiares de las víctimas no jugó ningún papel. En algunos casos, los niños pequeños estaban presentes cuando sus padres fueron asesinados a tiros. Es significativo que ninguno de los familiares supervivientes y de las víctimas quiso hacer uso del derecho a hablar ni presentó una reclamación como parte perjudicada. Esto hace visible el miedo que les ha causado la violencia despiadada de la organización de Taghi.

Infografía de la muerte de De Vries / OCCRP

Los diecisiete sospechosos del caso Marengo participaron en la despiadada y perturbadora organización asesina. Ridouan Taghi es considerado el líder por el tribunal y otros dos acusados fueron absueltos de dirigir la organización. El tribunal de Ámsterdam sólo considera adecuada la cadena perpetua para Ridouan por su complicidad en cinco asesinatos, dos intentos de asesinato y varios preparativos de asesinato, la preparación de un ataque a la tienda de espías y el liderazgo de una organización criminal.

Said R. recibe cadena perpetua por complicidad en asesinato, intento de asesinato, cuatro preparativos de asesinato y por complicidad en asesinato. Mario R. también recibe cadena perpetua por complicidad en el asesinato, complicidad en la preparación del asesinato y complicidad en la preparación del ataque a la tienda de espías.

El testigo clave está condenado por complicidad en asesinato, intento de asesinato y cómplice de asesinato. Debido a su situación especial como testigo clave, su pena de prisión se reducirá a la mitad. También se han tenido en cuenta sus circunstancias personales. El tribunal le impone una pena de prisión de 10 años.

Los otros trece sospechosos reciben sentencias que van desde 1 año y 9 meses a 29 años y 2 meses por su participación en la organización criminal y su implicación en asesinato. Las sentencias de varios sospechosos se han reducido de varios meses a un máximo de un año porque se ha excedido el plazo razonable.

Ficha de Taghi en Interpol / Interpol

A pesar de esta sentencia, las Fuerzas de Seguridad siguen pensando que el líder de la Mocro Mafia continúa moviendo los hilos de su organización, a la que también se atribuyó el asesinato del periodista Peter de Vries en Ámsterdam, desde el interior de la prisión. El ahora condenado, de 46 años, fue detenido en Dubái en 2019 y extraditado a Países Bajos para el presente juicio.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.