26 detenidos que operaban al servicio de un clan familiar dedicado a robar a narcotraficantes en Alicante

Empleando violencia extrema, rajaron a una de las víctimas hasta les entregó 200.000 euros / Les fueron incautadas numerosas armas, toda clase de drogas y elementos para suplantar a las autoridades / Asaltaban viviendas, vehículos y almacenes en busca de su botín
Compártelo

Cuatro armas de fuego largas y otras cuatro cortas (tres pistolas y un revólver), diversa munición, machetes y navajas, 75 gramos de cocaína, 40 kilogramos de marihuana y 352 plantas de marihuana en dos plantaciones halladas en los domicilios de Alguazas (Murcia) y Crevillent (Alicante), es solo una pequeña parte del saldo del amplísimo operativo del Cuerpo Nacional de Policía, que contó con el apoyo de la Policía Local de Crevillent, para desmantelar un violentísimo clan familiar asentado en el casco histórico de esa localidad del Sureste de España que, con el apoyo de otras personas, secuestraba, torturaba y amenazaba a otros narcotraficantes para robarles la droga y el dinero.

Las investigaciones se iniciaron tras la denuncia en la comisaría de Elche (Alicante) de tres jóvenes que habían sido heridos y amenazados por los ahora detenidos hasta que les entregaron 200.000 euros en efectivo producto, presuntamente, de la venta de sustancias estupefacientes. Una de las víctimas declaró que le taparon la cabeza y le rajaron en las piernas con un arma blanca hasta que les indicó dónde ocultaba el dinero.

Las investigaciones demostraron que los sospechosos asaltaban con extrema violencia inmuebles, vehículos o almacenes donde las bandas rivales escondían las sustancias estupefacientes para robarlas, y posteriormente vendían las armas utilizadas para obtener beneficios y borrar pruebas. Sin embargo, dado que se trata de actividades ilícitas, en casi ningún caso se presentan denuncias, lo que mantiene la actividad en la clandestinidad. Sin embargo, en este caso sí llegó una denuncia que resultó clave para la Policía.

La víctima que acabó entregando los 200.000 euros fue interceptada en carretera por parte de los ahora detenidos, que salieron de vehículos fuertemente armados y mostrando distintivos policiales, llegando a efectuar disparos al aire antes de la secuencia relatada de los cortes en las piernas y el vuelco del efectivo.

Los arrestados, de entre 17 y 57 años, se enfrentan a graves acusaciones por secuestro, robo con violencia e intimidación, tenencia ilícita de armas, tráfico de drogas, lesiones, daños y pertenencia a organización criminal.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.