Tres pontevedreses, entre los detenidos en la operación Peregrina contra el tráfico internacional de cocaína

Uno de los sospechosos fue investigado y absuelto en su día tras el asesinato sicarial de Fernando Caldas / La extrema violencia de la organización quedó acreditada por las armas intervenidas / Una de las pistolas halladas estaba modificada para disparar en ráfaga
Compártelo

La vía aérea es, sin duda, una de las más utilizadas por los narcotraficantes a la hora de realizar envíos de droga entre Sudamérica y Europa. A base de numerosísimas remesas en los equipajes o entre mercancía legal de vuelos comerciales, las organizaciones delictivas acaban introduciendo miles de kilos de cocaína al año en territorio Shengen, aprovechando que los bultos que se transportan en las bodegas raras veces son objeto de escaneado. El último ejemplo del que dio cuenta este miércoles Narcodiario vuelve a tener a tres sospechosos de Pontevedra (Galicia) como protagonistas, en el seno de una organización internacional con ramificaciones en varias provincias españolas y negocios en Ecuador, donde, junto al omnipresente Balkan Cartel y de acuerdo con los colombianos, enviarían las remesas de droga hacia el otro lado del Atlántico.

Armas incautadas / Narcodiario

La operación Peregrina de la Policía Nacional se saldó con doce detenciones, con un pontevedrés al frente de la célula de las Rías Baixas que cayó en Madrid acompañado por un marinense y un vigués, personas de su máxima confianza. Allí fueron arrestadas otras siete personas, y dos más en Menorca, Murcia y en Alicante, los otros puntos de referencia de la red delictiva desmantelada. En total se han intervenido 70 kilogramos de cocaína recién importada desde Ecuador, 155.000 euros en efectivo, tres armas de fuego, una pistola inmovilizadora eléctrica, equipos de telecomunicaciones y dispositivos de geolocalización. Los logotipos de la mercancía intervenida simulan el anagrama de la NBA, la liga de baloncesto de Estados Unidos.

Pistola intervenida / Narcodiario

La operación de la Policía Nacional fue desarrollada por la Udyco Central de forma conjunta con el Grupo de Estupefacientes de Mahón, la Udyco de Málaga y la Udyco de la Comisaría de Pontevedra, cuyos agentes se desplazaron a Madrid en la parte final de la misma. La investigación se inició al detectarse la presencia en España de una organización, asentada en diversas provincias, entre ellas la de Pontevedra (de ahí que se bautizase ‘operación Peregrina’) que se encontraba perfectamente estructurada y jerarquizada, que contaba con el potencial económico necesario para poder realizar importaciones periódicas de cocaína. Estas importaciones se realizaban eludiendo los controles rutinarios a los que los equipajes son sometidos tanto en origen como en destino. La investigación se inició en Menorca, donde residía uno de los principales organizadores de la importación de esta sustancia estupefaciente. Los agentes comprobaron que mantenía numerosos contactos personales con los gallegos. Entre los detenidos también hay dos colombianos, presuntos notarios de la organización dueña de los cargamentos.

Detalle de la droga / Narcodiario

Investigado por un asesinato en Galicia

El nombre de uno de los tres pontevedreses detenidos llamó la atención de los investigadores al ser uno de los principales sospechosos, en su momento, de dar muerte al caldense Fernando Caldas, en un asesinato que finalmente quedó sin esclarecer tras la absolución de todos los que se sentaron en el banquillo. Entonces, la Fiscalía señaló que el ahora detenido sería uno de los autores materiales, junto a su hermano, del crimen. El cuerpo de Caldas nunca apareció, lo que dificultó las pesquisas. Varios miembros cercanos al Clan de Los Charlines comparecieron por un crimen que se produjo por la supuesta falta de discreción del fallecido.

Droga, dinero y armas incautadas / Narcodiario

En los últimos tiempos y en cada operación, llama la atención las extremas medidas de seguridad que toman los narcotraficantes, que acuden fuertemente armados a cada cita para evitar el robo de la mercancía. En el presente caso, además de 155.000 euros en efectivo, dispositivos de geolocalización y comunicaciones y una táser, fueron intervenidas tres armas cargadas, a saber, un revólver y dos pistolas. Una de ellas, además, estaba modificada y tenía capacidad para disparar en ráfaga, según pudieron constatar los investigadores del Cuerpo Nacional de Policía. Se trata de una Glock que incorporaba dos cargadores, necesarios para abrir fuego a tenor de sus características. Las otras son una Star y, en el caso del revólver, un Llama, todos ellos preparados para abrir fuego. En el momento de ser detenidos, los investigados disponían de vehículos de gama alta y gran cilindrada preparados para hacer los transportes de la sustancia hasta los puntos de destino. El hallazgo pone en alerta a las autoridades, que cada vez se enfrentan a un mayor riesgo en estos operativos.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.