Desarticulan un bloque de violentos narcos de la banda de Los Trinitarios

Diez personas han sido detenidas y quince víctimas, algunas de ellas menores, han sido identificadas / Agredían a otros jóvenes que creían de grupos rivales y traficaban de forma muy activa con estupefacientes
Compártelo

La Guardia Civil, en el marco de la operación Cusagras, ha detenido a diez personas y ha investigado a otra por su presunta pertenencia a la banda de los Trinitarios. Se les atribuye los delitos de amenazas, lesiones, contra la salud pública, contra el patrimonio y pertenencia a organización criminal. Los detenidos amenazaban y atacaban a personas que confundían con miembros de una banda rival por los colores de su ropa. Hasta el momento han sido localizadas 15 víctimas, cinco de ellas menores de edad.

La investigación comenzó en noviembre de 2021 cuando la Guardia Civil detectó la reactivación del bloque de la banda de los Trinitarios asentada en la localidad madrileña de Valdemoro. Los agentes recibieron las denuncias de varias personas que habían sido amenazadas y agredidas al ser confundidas por miembros de la banda Dominican Don’t Play por los colores que llevaban en su ropa. Algunas sufrieron lesiones graves que requirieron hospitalización. Estos hechos generaron un estado de cierta inseguridad entre la población de la localidad.

El trabajo desarrollado por los investigadores permitió identificar a los presuntos autores de los hechos, revelando que el grupo tenía una fuerte actividad relacionada con la venta de sustancias estupefacientes.

Puñal intervenido / Guardia Civil

El grupo contaba con una estructura perfectamente jerarquizada, liderada por un individuo de 22 años, el cual ya contaba con antecedentes por tentativa de homicidio y pertenencia a organización criminal. Cada uno de los miembros tenía una función perfectamente definida y no dudaban en ejercer la violencia, teniendo fijada su meta en atacar a integrantes de bandas rivales.

Entre los detenidos también se encuentran los lugartenientes del grupo, encargados de la recaudación de las cuotas de los integrantes de la banda y del control de la venta de sustancias estupefacientes.

Efectos incautados / Guardia Civil

La fase de explotación desarrollada a lo largo de las últimas semanas se ha saldado con cinco registros domiciliarios, donde se localizó cerca de un kilogramo de hachís, casi 200 gramos de popper (nitrito de amilo), pequeñas cantidades de marihuana dispuestas para su distribución, básculas y elementos para su distribución. También se ha intervenido un arma simulada, varias armas blancas, elementos identificativos de la banda de los Trinitarios y teléfonos sustraídos.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.