Cae una vasta red de producción y tráfico de marihuana de Catalunya que abastecía a Europa

Catorce personas fueron detenidas por tráfico de drogas y lavado de dinero / Blanqueaban los beneficios mediante la adquisición de inmuebles de lujo y en negocios de apariencia legal / Un vuelco de droga sirvió para detectar a la organización
Compártelo

Funcionarios del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, en una operación conjunta con los Mossos d’Esquadra de la Dirección de Investigación Criminal (DIC) y de la Unidad de investigación de Figueres, han detenido a 14 personas (nueve hombres y cinco mujeres) de entre 23 y 74 años que formaban parte de una organización criminal que producía y traficaba con marihuana con epicentro en el Alt Empordà, al Noreste de España.

El pasado 9 de noviembre, en el marco del operativo, se llevaron a cabo 15 entradas y registros en los municipios de Figueres, Sant Pere Pescador, Vilacolum, Vilamacolum, l’Escala, Castelló d’Empúries y Girona, en que se desmantelaron cinco plantaciones interiores de marihuana con 5.000 plantas, 14 kilos de cogollos de marihuana secos aptos para la venta, dos armas de fuego reales y munición, una carabina de aire comprimido, cinco vehículos y 57.000 euros en efectivo. Los investigadores estiman en 1.100.000 euros el beneficio que hubiera obtenido la organización en el mercado ilícito en Cataluña, con la venta de los cogollos y las plantas intervenidas en esta explotación.

Los registros / Mossos

Un ‘narcoasalto’ inicia la investigación

A finales de noviembre de 2022, los Mossos d’Esquadra en Girona tuvieron conocimiento de un robo en el interior de dos naves industriales en el Empordà (Vilamalla), donde había dos plantaciones interiores de marihuana con un nivel de instalación muy sofisticado y específico para esta actividad ilícita. En el interior de la nave los investigados construyeron unos invernaderos con materiales que contenían aislantes térmicos y lumínicos, que permitían, por un lado, disponer de un entorno controlado para garantizar la productividad más grande de las plantaciones, y por otro, evitar que los excesos de temperatura o luminiscencia pudieran alertar de la ubicación de la plantación.

Una de las detenciones / Mossos

Paralelamente, disponían de conducciones circulares de agua que les permitía una mayor eficiencia en el sistema de riego. A raíz de este incidente se consiguió desmantelar una plantación ubicada en una de las naves con un total de 3.500 plantas. En el marco de la explotación, a finales del mes de agosto también se hicieron dos aprehensiones de plantas de marihuana en Empuriabrava.

Una organización que traficaba y blanqueaba los beneficios

Fruto de la actuación, los investigadores consideraron que la organización criminal se dedicaba al cultivo y exportación de marihuana hacia Europa. Para obtener el alquiler de las naves industriales y los domicilios donde producían la droga, falsificaban la documentación para no levantar sospechas entre los vecinos y ante los cuerpos policiales. Por otro lado, les permitía no dar los datos personales de ninguno de los líderes de la organización.

Arma intervenida / Mossos

Los investigadores identificaron varias personas que formaban parte del entramado criminal y que desarrollaban diferentes roles: desde los jardineros que se encuentran en la parte más baja, hasta los encargados de gestionar las plantaciones, pasando por quien tenía los contactos para dar salida a la droga hacia el extranjero.

Medios utilizados en las plantaciones / Mossos

Por otro lado, también se identificaron varias personas que invertían el dinero obtenido acumulando patrimonio a través de la compra de casas y pisos, abriendo negocios (sociedades a nombre de los familiares más próximos), actuando como intermediarios que simulaban ser empresarios solventes para obtener el alquiler de naves y casas, o blanqueando a
través de facturación falsa las ganancias de la organización.

El riesgo asociado al fraude del fluido eléctrico

La energía recuperada en el marco de esta investigación asciende a 1.639.934 KWh y la potencia total de la red que se ha desconectado es de 746,84 KW. La valoración económica de la energía defraudada se estima en 428.714 euros. Esta energía (1.639.934 KWh) equivale al consumo anual de más de 450 hogares (calculando una media de consumo de 3.500 KWh por hogar y año). Cabe recordar que el hecho de conectarse fraudulentamente a la luz, además de constituir una acción delictiva de usurpación de acuerdo con el artículo 255 del Código Penal, es también una acción peligrosa y perjudicial al poner en riesgo la integridad de las personas y también de los bienes inmuebles. Cualquier manipulación no homologada realizada por una persona no autorizada puede provocar electrocuciones, incendios y explosiones, causando daños personales y materiales.

Una de las plantaciones / Mossos
Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.