Javillo dice que ya no trafica con drogas y que vende marisco ilegal a restaurantes de Sanxenxo

El ‘Sito Miñanco de la heroína’ se enfrenta a ocho años de cárcel tras ser cazado en plena transacción de droga en una gasolinera de Sanxenxo / El colombiano que iba a hacer la entrega reconoció los hechos
Compártelo

Francisco Javier Janeiro, Javillo, considerado policialmente ‘El Sito Miñanco de la heroína’ por su elevada reincidencia y su área de influencia, en la comarca de O Salnés (Pontevedra), la misma que la del más famoso de los capos españoles de la cocaína, declaró este lunes en la primera sesión del juicio contra él que ya no trafica con drogas y que tampoco lo hacía en 2021, cuando fue detenido por la Policía Nacional en el momento en el que realizaba una transacción de 5,4 kilos en relación con un ciudadano colombiano.

Javillo, que está cumpliendo condena por la operación Suppo-Roquefort en la que estaba conectado con traficantes turcos del máximo nivel y que ha sido juzgado recientemente por su relación con el fallecido Sabdullah Unnu, alias Nicol, también por tráfico de heroína a nivel internacional, declaró que el día en el que fue detenido había acudido a la estación de servicio de Sanxenxo (Pontevedra) a desayunar, y que nada tenía que ver con la transacción de droga que, por el contrario, sí reconoció el colombiano.

El banquillo de los acusados / La Región

El narcotraficante afirmó que en aquel momento y tras sufrir una patología coronaria dejó el tráfico de drogas, y que su dedicación sería la venta ilegal de marisco (en concreto, berberecho que, dijo, compraba a furtivos) a restaurantes de Portonovo (Sanxenxo). Señaló también que vendía coches de segunda mano a través de Internet.

En el curso de las investigaciones policiales, coordinadas desde Ourense, hubo seguimientos a Sevilla, Málaga, Madrid, Pontevedra y Ponferrada (León). Las entregas se realizaban en un garaje que Javillo tenía en la ciudad de As Burgas, según el relato de la Fiscalía. De esta forma, asegura la fiscal, “podía meter los vehículos realizar cargas y descargas lejos de la vista de curiosos”. Había un segundo local para guardar la droga adquirida en Madrid, Sevilla y Pontevedra.

Los acusados, ayer / La Región

El Ministerio Público pide una pena de ocho años de cárcel para el capo de Vilanova y penas que suman 47 años para todos los investigados, entre los que se hallan su exmujer y dos de sus hijos, que tampoco reconocieron los hechos, algo que sí hizo el citado colombiano y también el acusado de suministrar el hachís a la organización que es objeto de investigación.

Compártelo

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.