Jefe del ECO Galicia: “Las redes del narco son empresas que ganan mucho dinero”

Compártelo

El ECO Galicia comenzó combatiendo grupos de albaneses dedicados a los robos en viviendas, pero pronto se especializó en el narcotráfico. En 2022 opera en todo el mundo desde su base de Pontevedra. Hace pocas semanas, integrantes de la unidad estuvieron en Brasil, por ejemplo, investigando una de las mayores redes de narcotráfico a escala planetaria en colaboración con la DEA. Hoy recibe la Nécora de Oro, principal distinción de la Fundación Gallega Contra el Narcotráfico para aquellas personas o entidades que destacan por hacer frente a ese negocio ilícito a lo largo de los años. El jefe de la unidad analiza la actualidad del narcotráfico en Galicia. 

Gonzalo García/Diario de Pontevedra

¿Qué supone para ustedes esta distinción?

Es un orgullo que una entidad como esta se acuerde de nosotros y valore el esfuerzo y el trabajo que esta unidad viene realizando  desde hace 16 años. Esto nos refuerza y también nos anima a seguir con nuestro trabajo porque, al fin y al cabo, nos debemos a la sociedad.

Es una distinción fruto del trabajo de muchos años…

Somos muy conscientes de que este no es el premio a un trabajo concreto, sino a una trayectoria de una unidad que lleva mucho tiempo combatiendo a las grandes organizaciones del Noroeste de la Península. Tuvimos dificultades al principio. La unidad contaba  con menos personal y tenía que redoblar esfuerzos, y no tenía mucha experiencia. Con el tiempo, nos fuimos adaptando y aprendiendo el comportamiento de las organizaciones gallegas. Fuimos creciendo y obteniendo grandes resultados. Podemos mencionar la operación Marea Negra -la del narcosubmarino-, la operación Cetil, que se explotó en septiembre de 2020, y la operación Jockey, del
año 2012, en la que se intervinieron unos 100 kilos de heroína en el Baixo Miño. Se consiguió meter entre rejas a mucha gente que estaba traficando en esta zona.

¿Cómo ha evolucionado el narcotráfico en Galicia?

Ha cambiado muchísimo. Esto es un negocio que se asimila al ámbito empresarial y su único fin es ganar dinero. Son empresas delictivas que buscan obtener grandes beneficios. La situación a día de hoy sigue influenciada por la sobreproducción brutal de cocaína que existe en Colombia. Las organizaciones pretenden darle salida y venderla en Europa, y España es una de las principales puertas de entrada. Se observa en las estadísticas que los alijos, las cantidades que se aprehenden, son cada vez más grandes. Tradicionalmente las organizaciones gallegas empleaban pesqueros y otras embarcaciones grandes. Ahora utilizan más los veleros, y también los contenedores. En este último caso, necesitan menos capacidad económica, pues precisan involucrar a un menor número de personas para conseguir sus objetivos. Eso reduce sus riesgos y aumenta su rentabilidad.

Se habla de nuevos clanes. ¿Han cambiado tanto?

Antes existían clanes muy conocidos, que operaban bajo la figura jerárquica del jefe, el líder. Todos tenían un sentimiento de
pertenencia a la organización y trabajaban a su servicio. Se caracterizaban, además, por tener capacidad para llevar a cabo todos los
actos necesarios para introducir un cargamento en las costas gallegas. Hoy en día siguen existiendo organizaciones con esa capacidad, pero se han extendido otras que funcionan como cooperativas, de modo que unas se dedican a la fabricación de lanchas, otras aportan pilotos para recoger alijos en altamar e introducirlos, otros aportan la infraestructura y la logística necesaria para distribuir o entregar la mercancía a los dueños de la droga… Se alían entre ellas. Antes había cuatro o cinco clanes históricos, de forma más piramidal. Ahora es más transversal.

¿Se puede acabar con esto?

Este negocio funcionaba hace 30 años, sigue funcionando hoy y lo seguirá haciendo. Es imposible de erradicar. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tratamos de ser un dique de contención para ellos, pero hablar de erradicar este problema es una utopía.

Hablemos de la reciente operación de las narcolanchas.

Tiene muchísima importancia. Somos conscientes de que es un grave problema para esta Comunidad Autónoma. Hay varios modelos. El primero tiene que ver con personas que han pensado que la fabricación de narcolanchas es una forma de obtener dinero sabiendo que las penas a imponer por contrabando, si les pueden vincular con ello, es menor que la que se impone a quien es capturado en relación con un velero o un pesquero con cocaína. Las organizaciones del Campo de Gibraltar confían mucho en el tipo de embarcaciones que construyen los gallegos, son conscientes de su capacidad. Y los gallegos saben que es un modo de
obtener un buen dinero por hacer algo que llevan haciendo toda la vida y que se les da bien, que es la fabricación de lanchas. Son embarcaciones muy distintas a las que se emplean en Galicia, porque están destinadas al Mar de Alborán y a la zona del Estrecho. Hay grupos que se dedican a eso en exclusiva. Por otra parte, hay personas que aprovechan ese dinero para reinvertirlo en operativas que le dan mucho más rédito, las de tráfico de cocaína. Con esta operación les hemos dado un buen golpe, pero no es la única organización ni va a ser la última, hay muchas más.

Y cuentan con Portugal.

Cierto. Mientras Portugal no armonice su legislación con la española, las organizaciones seguirán aprovechándolo. Allí pueden fabricar las lanchas de forma lícita, y es lógico que traten de implantar allí su negocio. En esta operación hemos podido llegar a ellos.

¿Cómo podrían ser más eficaces en su lucha?

Haría falta un refuerzo de las unidades, tanto en recursos humanos como materiales. También la creación de juzgados especializados
narcotráfico, como ya existen en otros ámbitos, como el de violencia sobre la mujer. Si tuviésemos ese tipo de juzgados en exclusiva se combatiría de forma más ágil. Debería reforzarse la Fiscalía Antidroga, como se está haciendo en otras partes. También en el ámbito de las nuevas tecnologías necesitamos avances. Ellos van por delante, sería preciso una gran inversión en esta materia.

¿Cómo ve el futuro inmediato?

A pesar del trabajo que se viene realizando, no tengo dudas de que mientras el negocio sea rentable seguirá habiendo gente que pase a
formar parte de los clanes gallegos. Son como las grandes empresas, ganan mucho dinero, y buscarán la forma de seguir haciéndolo. Seguirán usando veleros, innovando e introduciendo nuevas rutas para colar sus alijos de cocaína.

Se plantea a nivel político regular la marihuana. ¿Qué opina?

Sería muy peligroso en España. Son sustancias que dañan gravemente a lasalud. Existe gente joven que apuesta por ello, pero  nosotros pensamos que es un riesgo muy elevado. Es cierto que hay sectores que idealizan la figura del narco. La labor de prevención de entidades como la Fundación y las charlas que realizan las fuerzas de seguridad me parecen esenciales. Es imprescindible.

Compártelo

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta Narcodiario?

Apóyanos.